Archivo de la etiqueta: adiro

primeras semanas

todavía no tengo mucho valor para escribir sobre mi embarazo… los temores están ahí, a la vuelta de la esquina, y a veces no me dejan relajarme y disfrutar, pero creo que pase lo pase contar mis experiencias puede que me ayude a organizar mi cabeza, mis pensamientos y mis emociones, ahora lo tengo fresco y es el momento de contarlo y puede que en un futuro me guste leerlo, quizá también nuestro bebé pueda leerlo en su día, así que me he animado a pesar de todo.

a veces no me creo que esté embarazada y que esto está pasándome a mí, otras veces me siento eufórica, feliz, pero en seguida me freno porque no quiero emocionarme demasiado, así que todo es muy contenido, lo que me hace pensar que este no es ni será un embarazo normal, es un embarazo de una mujer con cuatro abortos previos y eso será así desde la semana 1 a la 40, es lo que hay.

la primera vez que fui a mi ginecóloga, nada más enterarme de mi embarazo, me puso un tratamiento parecido al que había tenido en los embarazos anteriores, adiro, heparina y progesterona (esta vez tres veces al día), me mandó reposo relativo y me dio cita para un par de semanas más tarde, para le semana 5 aproximadamente en la que ya se podría ver algo, sólo pensaba que por favor que llegara ese día lo antes posible. empecé con la rutina del tratamiento, el adiro por las mañana que tomaba junto a las vitaminas, mis tres veces al día de progeffik y clexane una vez al día, que por si no lo sabéis son pinchazos con jeringuillas subcutáneas pre-cargadas, nada agradables, en la tripa y que al principio (ya controlo mucho más) me dejaron estos moratones:
la foto 2

unos días antes de la cita había empezado a tener algún síntoma de los desagradables, angustia, mareos, nauseas, rechazo a ciertos olores, pero todavía muy leves, en mi obsesión controladora estuve haciendome test de embarazo durante todos esos días, sólo deseaba levantarme, hacer el pipitest y ver esa adorable segunda rayita… aquí la prueba:
la foto 1

aún así llegué (bueno llegamos porque él ese día estaba de vacaciones y pudo venir conmigo) a la cita con la ginecóloga cagada de miedo, no sabía que me podía esperar, ¿estaría todo bien?, ¿tendría latido?… cuando por fin me hizo la ecografía no quería ni mirar a la pantalla hasta que la doctora me dijo que todo iba bien, era muy pronto todavía pero ya había latido y entonces fue cuando todo el estrés y es nerviosismo estalló y me puse a llorar, la doctora me dijo que podía pasar el fin de semana tranquila y me volvió a dar cita para un mes después… yo pensé que era mucho tiempo y en realidad se me hizo muy, muy largo todo ese tiempo, sería entonces para cuando estuviera de 9 semanas, no me imaginaba por lo que iba a pasar…

el día siguiente estuve tranquila, los síntomas empezaron a ser más fuertes y más desagradables, no podía hacer nada, las nauseas eran horribles, estaba continuamente mareada, a veces no podía estar sentada, ni de pie, ni tumbada… una mierda de síntomas pero también una bendición, no me importaba tenerlos porque eso significaba que todo iba bien, eso suponía que cuando estaba mejor tenía otros síntomas peores, el miedo se apoderaba de mí y empezaba a pensar lo peor, así que tuve alguna crisis, hubo un día que me levante bien y me hice un test y al ver que la rayita estaba más clara de lo normal empecé a emparanollarme, incluso vi algún resto marrón cuando me limpié al hacer pipí y ya para qué queríamos más… llamé a la consulta de mi ginecóloga pero no estaba, conté lo que me había pasado (bueno exageré un poco) dije que había manchado directamente, me dijeron que intentarían hablar con la doctora y que mientras tanto estuviera en reposo y que si seguía manchando tendría que ir a urgencias.

fueron un par de días de absoluta desesperación pero no volví a ver nada marrón… seguramente habría sido algún resto de la progesterona o eso fue lo quise pensar, volvieron los síntomas y aunque me dejaban hecha mierda me tranquilizaban. volví a repetir un pipi test más y volvió a dar el mismo resultado: una segunda rayita pero más floja, decidí que no haría más por mi salud mental. sólo miraba los días del calendario pensando en la fecha de siguiente cita con la ginecóloga, era casi un mes y el tiempo pasaba lento, lento…

en este tiempo tuve que hacerme análisis de sangre y de orina, que dieron todos bien, de hecho muy bien, solo me salió que los niveles de urea en la orina eran bajos, estuve leyendo acerca de esto y es normal, suele bajar en la embarazadas y cuando bebes mucha agua, cosa que luego me confirmó mi doctora.

durante estos días, hasta la siguiente ecografía que fue hace unos días, he estado más o menos igual, unos días mejor que otros, a veces podía hacer cosas, otras no, pero eso tampoco me importa mucho, afortunadamente trabajo en casa y puedo gestionarme como yo quiera. en cuanto a la comida, sigo con mi dieta vegana, hay cosas que no puedo ni ver y los olores me ponen enferma así que estoy cocinando muy, muy poco, haciendo cosas sencillas y sinceramente comiendo lo que me apetece y me sienta bien, que por lo general son frutas y patatas fritas… pero bueno como sé que no puedo alimentarme así porque el bebé necesita sus vitaminas para crecer sano y fuerte, a veces hago un esfuerzo e intento comer más y mejor. me sienta muy bien salir y pasear un rato, es cuando menos angustia y nauseas tengo así que muchas veces aprovechamos y comemos o desayunamos fuera, así evito tener que estar en la cocina con el rechazo y el asco a ciertos olores… intento comer poco y varias veces al día, por lo general cuando empieza a dolerme el estómago, incluso me he tenido que levantar alguna vez por la noche (no solo a hacer pipí) a comer algo porque notaba que tenía hambre. en cuanto a los vómitos, solo he vomitado una vez, que creo que fue porque comí mucho y muy rápido, pero me han dado ganas alguna que otra vez, menos mal que no ha ido a más porque luego te quedas hecha polvo y con el estómago más dolorido si cabe.

sinceramente creo que mis síntomas aunque notables, son llevaderos, creo que no comer carne o lácteos hace que no tenga acidez o peores digestiones cómo me había pasado en embarazos anteriores… creo que tomar esta decisión ha sido una de las mejores cosas que he podido hacer, no sólo por mi salud, creo que ha podido ser uno de los factores para que este embarazo esté saliendo adelante, me encuentro mejor y más sana… y después de leer mucho sobre la alimentación y lo que supone en nuestro cuerpo ciertos alimentos, cada día estoy más convencida de que muchos de los problemas de salud, entre ellos la infertilidad están  relacionados en gran parte con una alimentación basada en carnes y lácteos, tampoco estoy comiendo pescado ni huevos, lo que reduce los riesgos de toxoplasmosis o anisaquis y las carencias que pueda ocasionar no comer alguno de estos alimentos las suplo con vitaminas (que tienen que tomar de por sí todas las embarazadas) y con otros alimentos que sé que las tienen.

bueno y ya lo último por hoy, esta semana por fin llegó el día de mi cita, fue el miércoles y estaba de 9 semanas y 3 días… con los nervios a flor de piel llegamos de nuevo a la consulta, tuvimos que esperar casi una hora hasta que pasamos a ver a la doctora, estuve todo el rato comiendo caramelos. era un momento clave, no había llegado nunca tan lejos con ningún embarazo, necesitaba saber si el bebé tenía latido y si había evolucionado bien. mi cara debe ser un poema cada vez que entro a ver a la doctora, creo que ella nota mi nerviosismo al instante y por eso no para de hablar y de darme ánimos. volví a subirme en el potro casi temblando y ella empezó a hacer la eco, yo no quise mirar como la otra vez hasta que por fin me dijo que ahí estaba, que era perfecto y que ya podía distinguir muchas partes, que se veía perfectamente el saco vitelino (lo que será posteriormente la placenta) la cabeza, los brazos y las piernas… le preguntamos por el latido y nos dijo que enseguida lo miraría, y ahí estaba otra vez, se escuchaba perfectamente, ya podía respirar y por supuesto me puse a llorar, lágrimas de alegría cómo me dijo ella. incluso me dijo que estaba criado, un poco exagerada pero entiendo que tuviera ganas de quitar hierro a la situación… me hizo varias fotos y nos las imprimió, aquí una de ellas:
Sin título

mide 3,14 cm así que lo llamamos Pi, incluso es un milímetro más grande de lo normal y es precioso.

estoy muy feliz de verdad, pero es una felicidad muy contenida, apenas se lo hemos contado a nadie, solo a nuestros familiares directos y a algunos amigos. mi tripa está empezando a crecer y a veces me cuesta que no se note, casi siempre voy con ropa ancha. ayer me permití el lujo de comprarme un par de cosillas de premamá, en cierto modo me da reparo y vergüenza que se pueda notar y que sea evidente que ahí hay un bebé, cuando yo/nosotros todavía tengo/tenemos que asimilarlo y es que todavía no tengo/tenemos la tranquilidad de que éste sí que se va a quedar. ojalá que sí.

Anuncios

a la tercera va la vencida o no hay dos sin tres

ya conté que después de dos embarazos y dos abortos uno en septiembre y otro en febrero, me tuvieron que quitar un pólipo en junio. dejé pasa una regla después de la operación y en julio lo volvimos a intentar de nuevo. mi ginecóloga me había mandado análisis de sangre  y viendo los resultados me dijo que en cuanto me quedara embarazada me tendría que pinchar heparina, los resultados habían salido con un nivel muy bajo de proteína s (que es una sustancia que impide la coagulación de la sangre). durante el segundo y el tercer embarazo también fui a ver a mi médico de cabecera de la seguridad social (en ese momento tenía ss y además una póliza directa con una compañía privada). le conté lo que me había pasado y me mandó a hematología para que me hicieran análisis de sangre más completos además de pedirme pruebas genéticas, resultados que me dieron a finales de mayo, antes de que me hicieran la histeroscopia para quitarme el pólipo. los resultados dieron bien.

habíamos planeado unas vacaciones tranquilas y muy modestas. aprovechando que una amiga nos había regalado para nuestra boda entradas para el festival de sonorama en burgos, decidimos que iríamos al norte, ya que él apenas lo conocía y de paso pasábamos por madrid para ver a mi familia.

yo me encontraba muy bien, había estado yendo al gimnasio desde abril porque me notaba en baja forma y el verano me encanta ya que en invierno con el frío lo paso verdaderamente mal. fue justo cuando estábamos en madrid cuando me enteré de que estaba embarazada, fue muy curioso porque un par de días antes de salir había manchado un poco, era mi aviso de regla, siempre es así o por lo menos antes lo era. me daba un toque como diciendo  que me preparara que en un par de días venía. no me lo tomé muy mal… total era el primer mes que lo intentábamos después de la operación y teníamos todo el verano por delante, era el momento de pensar en las vacaciones y de pasarlo bien. sin embargo, yo me había comprado un test de embarazo, lo llevé al viaje “por si acaso”. estábamos en casa de mi madre y era por la mañana, yo me levanté un poco flojita de animo, la verdad. me había llevado unas cosas para coser y estaba con ella cosiendo en la terraza, él estaba también con nosotras leyendo. de repente empecé a encontrarme muy rara, tenía como mareo y sudores fríos, ese día tenía que bajarme la regla. sin decir nada fui a mi habitación, cogí el test de embarazo y me fui al bañó, resultado: embarazada. me puse muy nerviosa y fui a la terraza, me acerqué a él y le enseñé el test, me puse a llorar. mi madre se alarmó y me preguntaba sin parar que qué me pasaba, le enseñé el test y también se puso a llorar. en ese momento lo único que se nos ocurrió es ir a algún médico, estuvimos buscando una clínica u hospital que nos atendieran, pero era agosto y no había manera. llamé por teléfono a mi ginecóloga para contárselo y que nos dijera qué hacer por el tema de la heparina pero no lo cogía, le mandé un mensaje para que me llamara cuando pudiera. así que decidimos ir a urgencias, de nuevo a un hospital. en la recepción de urgencias le conté a la recepcionista que estaba embarazada y que había tenido ya dos abortos, le dije que había manchado un poco hacía dos días; me dijo que por sólo por estar embarazada no me iban a atender en urgencias así que le dijera a la doctora que había estado manchando. esperando en la salita, miles de pensamientos se me pasaban por la cabeza, pensaba que por favor todo saliera bien esta vez. por fin entré, fui yo sola, él se quedó fuera. primero me vieron dos enfermeros, o por lo menos creo que eran enfermeros, esperé un poco más y luego pasé a ver a la ginecóloga que estaba de guardia. era muy seca, no me miraba prácticamente a la cara. le conté lo que me pasaba y le dije que estaba un poco asustada por los dos abortos anteriores que había tenido. me preguntó como siempre fecha de ultima regla, me dijo que era muy pronto todavía y que ni siquiera se vería nada en una ecografia, aún así me haría una para ver, yo estaba muy nerviosa, le comenté que mi ginecóloga me había dicho que me tendría que poner heparina, ella me dijo que no podía recetarme nada sin ver algún informe o algún resultado de análisis, por descontado que no se me ocurrió ir de vacaciones no viajo mi historial a cuestas, pero lamenté no haberlo cogido. me hizo la ecografia y me dijo que efectivamente no se veía nada, ni siquiera me mostró el monitor, ni yo me atreví a preguntar que lo hiciera. me dijo que fuera a hacerme análisis de sangre al día siguiente para confirmar embarazo y luego volver a repetirlos una semana más tarde y que luego una vez volviera de vacaciones pidiera cita con mi ginecologo habitual, ya está, eso fue todo. salí con los papeles que me había dado, habría que volver mañana por la mañana para hacerme el análisis. a la salida estuvimos mirando qué podíamos hacer con el tema de vacaciones, finalmente decidimos ir a burgos ya que teníamos pagado el hotel y suspender la segunda etapa que era ir más al norte, el resto de los sitios que teníamos reservados los pudimos cancelar. así que estaríamos ya en madrid de vuelta para volver a hacerme los análisis una semana más tarde. quedaba el tema de la heparina, eso me preocupaba. finalmente ya en casa de mi madre pude hablar con mi ginecóloga, le pregunté si sería necesario receta, si fuera necesitaría tener un informe para que un médico en madrid me la recetara, me dijo que intentara ir a la farmacia a comprarla directamente y que tendría que ser de bajo peso molecular (ni idea) y me dio el nombre: hibor 3.500, si no me la daban ella me haría el informe y me lo mandaría por correo electrónico. tuve que llamar a mi hermana porque habíamos quedado con ellos y le conté lo que había pasado. se puso muy contenta, yo tenía una emoción contenida. ya habíamos hablado de que si nos volvíamos a quedar embarazados no se lo diríamos a nadie hasta que la cosa fuera segura. en esta ocasión no había habido otra opción. recuerdo que esa tarde había quedado con una amiga de madrid que no veía desde hacia mucho tiempo, tuve que cancelarlo, estaba muy nerviosa y necesitaba tranquilizarme, así que le dije que me dolía mucho la cabeza y que lo sentía mucho pero no podía quedar. entonces fui con mi madre a la farmacia a comprar la heparina, no nos pusieron ningún problema sólo que no tenía, la pedirían y estaría allí al día siguiente, pensé que por lo menos empezaría al día siguiente. más tranquila ya, fuimos a comer con mi familia. esa tarde me acordé de que mi doctora me había dicho también que sería conveniente tomar aspirina, le mandé un mensaje para preguntarle y me dijo que sí que tomara adiro. el día siguiente por la mañana fuimos a hacer los análisis de sangre, fuimos muy pronto y en ayunas, me hicieron el análisis y me dijeron que los resultados estaría en un par de horas, entonces fuimos a desayunar y a hacer tiempo hasta que los recogiéramos. cuando fuimos a recogerlos y abrimos el sobre no entendía nada así que tuve que volver y preguntar si alguien me podía explicar el resultado, vino alguien del laboratorio y me dijo que el resultado era positivo pero que estaba de muy poco y que habría que repetirlo en una semana. ese día empecé a ponerme la heparina, por si no lo sabéis se ponen en inyecciones, son subcutáneas así que la aguja es muy pequeña y apenas duele, es más la impresión de pincharse uno mismo que otra cosa, bueno eso sí, si te pinchas en una venilla duele un poco y posteriormente te sale un moratón considerable y pica un poco cuando el líquido entra en el cuerpo. la farmacéutica me explicó muy bien cómo tenía que ponérmelas, tendría que ser todos los día a la misma hora y en la tripa. cuando llegó el momento estaba con él, nos leímos detenidamente las instrucciones y cuando me puse la primera jeringuilla pensé que no era para tanto. eso sí, una caja de 10 jeringas tiene el bonito precio de cincuenta y cuatro euros, tendría que ir a ver a mi médico de cabecera para ver si me la podía recetar, ya que era previsible que me la tuviera que poner durante todo el embarazo.

al día siguiente o a los dos días, no recuerdo bien, nos fuimos hacía el sonorama en aranda de duero. habíamos reservado en una casa rural en un pueblo cercano peñaranda de duero, ya que todos los hoteles en aranda de duero estaban llenos, era un pueblo de origen medieval, muy pequeño y con mucho encanto, pensábamos que por lo menos estaríamos tranquilos. decidimos ir a los conciertos que más nos gustaran que en realidad eran dos o tres y procurar no tener mucho ajetreo esos días por si acaso. prácticamente no fuimos a ningún concierto, estuvimos casi todo el tiempo en el pueblo que la verdad que tenía varías cosas que visitar y se estaba muy bien. por la tarde íbamos al sonorama y nos quedábamos un ratillo viendo alguno de los conciertos que nos gustaba. allí seguí con mi tratamiento de heparina, adiro y ácido fólico que no había dejado de tomar (esta vez no me puse progesterona) y a los tres días nos volvimos a madrid. yo estaba deseando volver a casa así que sólo estuvimos un par de días más en madrid y luego nos volvimos a granada. pasada la semana fuimos a hacer el segundo análisis de sangre y a la espera de los resultados nos fuimos a desayunar cerca del hospital, fue entonces cuando tímidamente le pregunté que si esta vez iría bien, él me dijo muy prudente que tendría que pasar tiempo y que ya veríamos, necesitaba que me dijera que todo iba a ir bien pero era realista, no fantaseaba y en cierto modo se lo agradecí, él era como yo quería que fuera todo el mundo conmigo, alguien que no me diera falsas esperanzas. el resultado seguía siendo positivo. sé que la familia o los amigos siempre te dicen cosas que te animen, como lo típico de que todo va a ir bien, esta vez ya veras.., o cómo era el caso “a la tercera va la vencida”…. en esos días lo único que quería era que pasara el tiempo lo más rápido posible y quería estar en casa, así que nos volvimos, recuerdo que cuando nos despedimos de mi madre, no pudo evitar llorar, nos dijo que nos quería mucho, me dio mucha pena dejarla sola, vivir lejos de la familia es duro y me gustaría estar más cerca de ellos, sobre todo de mi madre.

volvimos a granada, tenía cita con mi ginecóloga, era muy pronto todavía así que en la ecografía no se veía apenas nada, pero se veía el embrión perfectamente, estaría de cinco semanas, no recuerdo muy bien. le pregunté que si no se había cogido vacaciones, me dijo que no, que había tenido trabajo todo el mes de agosto pero que iba a estar unos días sin pasar consulta pero que si que tenía algunos partos que asistir, así que estaría en granada.

pasaron varios días, cada vez que iba al baño era un momento de ansiedad tremendo hasta que me limpiaba y veía que no había sangre. un día a mediodía empecé a manchar, estaba de seis semanas, camino de la séptima, empecé a temblar, me volví a limpiar, era marrón oscuro, no era una buena señal, él estaba en casa todavía de vacaciones, se lo enseñé muy nerviosa, empecé a llorar y le dije que no me lo podía creer…. me dijo que me tranquilizara que habría que ir a ver a la ginecóloga, le dije que estaba de vacaciones, todos mis temores empezaron a surgir de nuevo… miré el cuadro médico para ver qué otro ginecólogo me podía atender, era agosto y era la hora de comer, imposible, no quería ir a urgencias así que esperé a intentar llamar a primera hora de la tarde. apenas comí, intenté echarme la siesta un rato, imposible. a las cinco llamé a un par de consultas, en la primera, me contesto una mujer muy agradable, le conté lo que me pasaba, me dijo que me habría hecho un hueco para esa misma tarde pero que no estaba la ginecóloga, así que nada. llamé a otra consulta, le conté igualmente, muy amablemente me dijo que sí, que no me preocupara que esa misma tarde me hacía un hueco para que me viera la doctora, sería a última hora. pasé la tarde deseando que se pasara el tiempo lo más rápido posible hasta que llegó la hora de irnos, estaba muy cerca de casa así que fuimos andando. una vez en la consulta tuvimos que esperar un buen rato, yo creo que más de una hora, me daba igual sólo quería que me viera y que me dijera qué pasaba. finalmente pasé a la consulta, le conté de manera resumida mi historial y pasamos a que me viera con el ecógrafo. me hizo eco vaginal ya que me dijo que todavía estaba de muy poco para que se viera algo, entonces le dijo a él que también podía pasar y me cogió la mano, ya se veía muy bien y se le escuchaba el corazón, estaba tan nerviosa que no me sorprendió como paso en la primera ecografía, entonces le pregunte que porque estaba manchando y me dijo que veía un pequeño hematoma pero que todo estaba bien y que tenía muy buena pinta, le dije que era igual que en el primer aborto y que no estaba muy tranquila, ni siquiera me calmó escucharle el corazón. me dijo que siguiera con el tratamiento que estaba teniendo y que estuviera en reposo en casa a ver si así dejaba de manchar y me volvió a repetir que estuviera tranquila que ya iba a ver que todo saldría bien, le agradecí que me hubiera dado cita para ese mismo día y volvimos a casa. regreso en silencio y andando muy despacio, no quería ni moverme ni hacer un movimiento brusco.

los siguientes días los pasé en casa sin hacer prácticamente nada, me levantaba, me duchaba y me quedaba en el sofá, el trabajo lo dejé aparcado, afortunadamente trabajo en casa y en ese sentido no tenía problema. él se lo contó a sus padres, ya había empezado a trabajar y para que yo no tuviera que hacer comidas le dijo a su madre que si nos podía echar una mano. llegó la semana séptima, mi reto era pasar la semana trágica y llegar a la octava, cosa que no había ocurrido en los dos últimos embarazos. empezó septiembre, ya había puesto al día a mi ginecóloga, me dijo a través de mensaje que en el momento en el que empezara a sangrar más fuerte tendría que ir a urgencias, sólo deseaba que la cosa fuera a menos pero no fue así, fue constante durante unos días hasta que un día por la tarde empecé a manchar más abundante y ya de color rojo. fuimos a urgencias, decidimos ir a la clínica del seguro privado, no porque nos gustara más, si no por la rapidez y porque pensamos que habría menos gente. nada más aparcar, vi a mis suegros y a mi cuñada en la puerta de urgencias, de verdad que en ese momento no quería ver a nadie y le pregunté a él si los había llamado, me dijo que sí, respiré hondo, a fin de cuentas es su familia y lo entendí. llegué a la puerta, caras de pena, no dije nada sólo lloraba. me atendieron en seguida, todo era como un “déjà vu” horrible. la cosa no pintaba bien pero el embrión estaba ahí, con el corazón latiendo. me dijo que no se podía hacer nada, que volviera a casa y que si al día siguiente manchaba más volviera a ir. salimos y se lo conté a su familia, les dije que no se preocuparan pero que había que temerse lo peor. volvimos a casa y por la noche empecé a sangrar mucho más y tenía dolores así que volvimos al hospital, le dije por favor que no llamara a su familia. en el camino, escribí a mi ginecóloga y le conté lo que había pasado, me dijo que iba a ver quién estaba de guardia ya que ella también trabajaba en ese hospital, cuando llegamos me atendieron al instante, la doctora que me vio me dijo que le acababa de llamar mi ginecóloga y que me estaba esperando. cuando me miró con el ecógrafo el embrión estaba completamente desprendido, sin embargo, su corazón seguía latiendo, me dijo que me iban a dejar ingresada. mientras esperábamos para hacer el papeleo del ingreso me hicieron análisis de sangre, estuvimos en una salita con más gente como una hora, yo sentada en una butaca, él a mi lado. finalmente me pasaron a una sala donde me dijeron que me quitara la ropa y me pusiera en la cama que ya me iban a subir a la habitación. una vez en la habitación sentí como que si tuviera la necesidad de expulsar algo, le dije a la enfermera que quería ir al baño a ver, me dijo que me iban a poner la cuña ya que tenían orden de que no me podía levantar de la cama, yo le dije que es que estaba teniendo un aborto y que quería ir al baño. aceptó y se vino conmigo al baño, yo llevaba una vía puesta. una vez en el baño me puse en el wc, ella a mi lado, eché un coágulo enorme y le dije que ya estaba, que era lo mismo que me había pasado la primera vez, me dijo que se lo tendría que decir a la doctora, volví a la cama y empecé a llorar… tuvieron que bajarme otra vez a que me viese la doctora y me hiciera otra ecografía, no había estado en la habitación ni diez minutos. me pusieron en una silla de ruedas, llevaba sólo la bata y estaba preocupada por no manchar nada, el celador que me trajo la silla me dijo que no me preocupara. cuando bajamos y vi a la doctora le dije irónicamente que no había tardado mucho en volver, me volvió a mirar, ya no había embrión, lo había expulsado como en la primera vez, me dijo que no haría falta hacerme legrado pero que igualmente me iban a dejar ingresada esa noche, así que me subieron de nuevo a la habitación. la verdad es que estábamos más tranquilos de lo que cabía esperar, por lo menos había sido rápido y no me tendrían que hacer nada. era primeros de septiembre y al día siguiente se decidía si madrid iba a ser sede olímpica en los juegos olímpicos dos mil algo…cuando lo veía en la televisión pensaba a ver si supero esa fecha, no la superé. añado paréntesis de acerca del papel vergonzoso de la comitiva madrileña encabezada por ana botella, no tenía ningún sentido toda esa parafernalia montada con los recortes tan dolorosos sobre todo en sanidad y educación y crisis que se está viviendo, celebré que no fuera elegida, a ver si por lo menos así se centran en lo importante, aunque lo dudo.

al día siguiente vino mi ginecóloga a verme, no habló mucho, bueno en general no habla mucho, casi todo lo dije yo. me iba a dar el alta, había visto mi informe y no tenía sentido que estuviera allí.  le pregunté si me tenía que tomar algún medicamento, me dijo que no hacía falta, pensé que menos mal porque no tenía muy buenos recuerdos de los efectos secundarios que me había producido la medicación que me tuve que tomar con el primer aborto. cuando se fue pensábamos que entonces tendrían que volver a venir para quitarme la vía y decirme que me podía ir, pasaron dos horas y ya extrañados él fue a preguntar, nos dijeron que nos podíamos ir cuando quisiéramos, y pensamos que habíamos sido tontos por esperar allí cuando podíamos estar en casa ya, les pedimos que me quitaran la vía y nos fuimos.

los días posteriores fueron los peores, cuando ya ha pasado y te das cuenta de que ya no estás embarazada piensas que por qué otra vez, que por qué me tenía que pasar a mí, qué que había hecho mal. muchos sentimientos juntos: culpabilidad, dolor, tristeza… y entonces pensaba en esa frase de “no hay dos sin tres”. tengo que decir que él se portó y se porta siempre increíble, está pendiente de mi y aunque no hable mucho sabe consolarme con su cariño, yo intento que no me afecte tanto, aunque es inevitable, porque no se lo merece, no quiero estar eternamente triste, cada vez que estoy en esos momentos me tengo que esforzar en seguir con mi vida y no desfallecer, seguir luchando y no estar continuamente como un alma en pena, por él y principalmente por mi. es difícil, muy difícil y los momentos de bajón llegan cuando menos te lo esperas, él siempre está ahí y muchas veces cuando estoy mal y no puedo parar de llorar, está conmigo una o dos horas abrazándome, a mi me da una pena tremenda porque no es justo… siento que tengo mucha suerte de tenerlo a mi lado pero no paro de pensar que no es justo… pienso que por qué no podemos tener eso que deseamos tanto si nos queremos, queremos ser padres, lo deseamos y seguro que seremos muy buenos padres, pienso que qué hemos hecho para merecer esto.


Reflexiones de una fisioterapeuta

Un sitio para pensar, aprender y compartir

Antes, durante y despues del embarazo

para todas aquellas que han sufrido un aborto o varios, para todas las parejas que luchan por conseguir ese hijo soñado, para no olvidar, para mí, para él y para los que se fueron donde quiera que estén

Estela y su Luna

El camino a ser madre, no era tal y como nos lo contaron...

Nuestra búsqueda incansable

La historia de una búsqueda algo rebuscada

mamá ríe

Blog de Maternidad, Crianza, Fertilidad y Reproducción Asistida

El anafre

para todas aquellas que han sufrido un aborto o varios, para todas las parejas que luchan por conseguir ese hijo soñado, para no olvidar, para mí, para él y para los que se fueron donde quiera que estén

Opiniones Incorrectas

para todas aquellas que han sufrido un aborto o varios, para todas las parejas que luchan por conseguir ese hijo soñado, para no olvidar, para mí, para él y para los que se fueron donde quiera que estén

Mi camino buscandoT

...y os encontré.

miypi

The greatest WordPress.com site in all the land!

TE QUIERO TRES

para todas aquellas que han sufrido un aborto o varios, para todas las parejas que luchan por conseguir ese hijo soñado, para no olvidar, para mí, para él y para los que se fueron donde quiera que estén

PEQUEBOOM

A mí me daban dos

El peso de la infertilidad

para todas aquellas que han sufrido un aborto o varios, para todas las parejas que luchan por conseguir ese hijo soñado, para no olvidar, para mí, para él y para los que se fueron donde quiera que estén

El Camino de la Infertilidad

para todas aquellas que han sufrido un aborto o varios, para todas las parejas que luchan por conseguir ese hijo soñado, para no olvidar, para mí, para él y para los que se fueron donde quiera que estén

Voy caminando a nuestro futuro

para todas aquellas que han sufrido un aborto o varios, para todas las parejas que luchan por conseguir ese hijo soñado, para no olvidar, para mí, para él y para los que se fueron donde quiera que estén

DIARIO DE UN RENACUAJO

para todas aquellas que han sufrido un aborto o varios, para todas las parejas que luchan por conseguir ese hijo soñado, para no olvidar, para mí, para él y para los que se fueron donde quiera que estén

Cuando embarazarse es embarazoso

para todas aquellas que han sufrido un aborto o varios, para todas las parejas que luchan por conseguir ese hijo soñado, para no olvidar, para mí, para él y para los que se fueron donde quiera que estén

Objetivo: ¡Ser mamá!

El camino para alcanzar un sueño, ser madre

Tic Tac, Se me pasa el arroz

para todas aquellas que han sufrido un aborto o varios, para todas las parejas que luchan por conseguir ese hijo soñado, para no olvidar, para mí, para él y para los que se fueron donde quiera que estén

Buscadora de Tesoros

para todas aquellas que han sufrido un aborto o varios, para todas las parejas que luchan por conseguir ese hijo soñado, para no olvidar, para mí, para él y para los que se fueron donde quiera que estén