Archivo de la etiqueta: abortos de repetición

primeras semanas

todavía no tengo mucho valor para escribir sobre mi embarazo… los temores están ahí, a la vuelta de la esquina, y a veces no me dejan relajarme y disfrutar, pero creo que pase lo pase contar mis experiencias puede que me ayude a organizar mi cabeza, mis pensamientos y mis emociones, ahora lo tengo fresco y es el momento de contarlo y puede que en un futuro me guste leerlo, quizá también nuestro bebé pueda leerlo en su día, así que me he animado a pesar de todo.

a veces no me creo que esté embarazada y que esto está pasándome a mí, otras veces me siento eufórica, feliz, pero en seguida me freno porque no quiero emocionarme demasiado, así que todo es muy contenido, lo que me hace pensar que este no es ni será un embarazo normal, es un embarazo de una mujer con cuatro abortos previos y eso será así desde la semana 1 a la 40, es lo que hay.

la primera vez que fui a mi ginecóloga, nada más enterarme de mi embarazo, me puso un tratamiento parecido al que había tenido en los embarazos anteriores, adiro, heparina y progesterona (esta vez tres veces al día), me mandó reposo relativo y me dio cita para un par de semanas más tarde, para le semana 5 aproximadamente en la que ya se podría ver algo, sólo pensaba que por favor que llegara ese día lo antes posible. empecé con la rutina del tratamiento, el adiro por las mañana que tomaba junto a las vitaminas, mis tres veces al día de progeffik y clexane una vez al día, que por si no lo sabéis son pinchazos con jeringuillas subcutáneas pre-cargadas, nada agradables, en la tripa y que al principio (ya controlo mucho más) me dejaron estos moratones:
la foto 2

unos días antes de la cita había empezado a tener algún síntoma de los desagradables, angustia, mareos, nauseas, rechazo a ciertos olores, pero todavía muy leves, en mi obsesión controladora estuve haciendome test de embarazo durante todos esos días, sólo deseaba levantarme, hacer el pipitest y ver esa adorable segunda rayita… aquí la prueba:
la foto 1

aún así llegué (bueno llegamos porque él ese día estaba de vacaciones y pudo venir conmigo) a la cita con la ginecóloga cagada de miedo, no sabía que me podía esperar, ¿estaría todo bien?, ¿tendría latido?… cuando por fin me hizo la ecografía no quería ni mirar a la pantalla hasta que la doctora me dijo que todo iba bien, era muy pronto todavía pero ya había latido y entonces fue cuando todo el estrés y es nerviosismo estalló y me puse a llorar, la doctora me dijo que podía pasar el fin de semana tranquila y me volvió a dar cita para un mes después… yo pensé que era mucho tiempo y en realidad se me hizo muy, muy largo todo ese tiempo, sería entonces para cuando estuviera de 9 semanas, no me imaginaba por lo que iba a pasar…

el día siguiente estuve tranquila, los síntomas empezaron a ser más fuertes y más desagradables, no podía hacer nada, las nauseas eran horribles, estaba continuamente mareada, a veces no podía estar sentada, ni de pie, ni tumbada… una mierda de síntomas pero también una bendición, no me importaba tenerlos porque eso significaba que todo iba bien, eso suponía que cuando estaba mejor tenía otros síntomas peores, el miedo se apoderaba de mí y empezaba a pensar lo peor, así que tuve alguna crisis, hubo un día que me levante bien y me hice un test y al ver que la rayita estaba más clara de lo normal empecé a emparanollarme, incluso vi algún resto marrón cuando me limpié al hacer pipí y ya para qué queríamos más… llamé a la consulta de mi ginecóloga pero no estaba, conté lo que me había pasado (bueno exageré un poco) dije que había manchado directamente, me dijeron que intentarían hablar con la doctora y que mientras tanto estuviera en reposo y que si seguía manchando tendría que ir a urgencias.

fueron un par de días de absoluta desesperación pero no volví a ver nada marrón… seguramente habría sido algún resto de la progesterona o eso fue lo quise pensar, volvieron los síntomas y aunque me dejaban hecha mierda me tranquilizaban. volví a repetir un pipi test más y volvió a dar el mismo resultado: una segunda rayita pero más floja, decidí que no haría más por mi salud mental. sólo miraba los días del calendario pensando en la fecha de siguiente cita con la ginecóloga, era casi un mes y el tiempo pasaba lento, lento…

en este tiempo tuve que hacerme análisis de sangre y de orina, que dieron todos bien, de hecho muy bien, solo me salió que los niveles de urea en la orina eran bajos, estuve leyendo acerca de esto y es normal, suele bajar en la embarazadas y cuando bebes mucha agua, cosa que luego me confirmó mi doctora.

durante estos días, hasta la siguiente ecografía que fue hace unos días, he estado más o menos igual, unos días mejor que otros, a veces podía hacer cosas, otras no, pero eso tampoco me importa mucho, afortunadamente trabajo en casa y puedo gestionarme como yo quiera. en cuanto a la comida, sigo con mi dieta vegana, hay cosas que no puedo ni ver y los olores me ponen enferma así que estoy cocinando muy, muy poco, haciendo cosas sencillas y sinceramente comiendo lo que me apetece y me sienta bien, que por lo general son frutas y patatas fritas… pero bueno como sé que no puedo alimentarme así porque el bebé necesita sus vitaminas para crecer sano y fuerte, a veces hago un esfuerzo e intento comer más y mejor. me sienta muy bien salir y pasear un rato, es cuando menos angustia y nauseas tengo así que muchas veces aprovechamos y comemos o desayunamos fuera, así evito tener que estar en la cocina con el rechazo y el asco a ciertos olores… intento comer poco y varias veces al día, por lo general cuando empieza a dolerme el estómago, incluso me he tenido que levantar alguna vez por la noche (no solo a hacer pipí) a comer algo porque notaba que tenía hambre. en cuanto a los vómitos, solo he vomitado una vez, que creo que fue porque comí mucho y muy rápido, pero me han dado ganas alguna que otra vez, menos mal que no ha ido a más porque luego te quedas hecha polvo y con el estómago más dolorido si cabe.

sinceramente creo que mis síntomas aunque notables, son llevaderos, creo que no comer carne o lácteos hace que no tenga acidez o peores digestiones cómo me había pasado en embarazos anteriores… creo que tomar esta decisión ha sido una de las mejores cosas que he podido hacer, no sólo por mi salud, creo que ha podido ser uno de los factores para que este embarazo esté saliendo adelante, me encuentro mejor y más sana… y después de leer mucho sobre la alimentación y lo que supone en nuestro cuerpo ciertos alimentos, cada día estoy más convencida de que muchos de los problemas de salud, entre ellos la infertilidad están  relacionados en gran parte con una alimentación basada en carnes y lácteos, tampoco estoy comiendo pescado ni huevos, lo que reduce los riesgos de toxoplasmosis o anisaquis y las carencias que pueda ocasionar no comer alguno de estos alimentos las suplo con vitaminas (que tienen que tomar de por sí todas las embarazadas) y con otros alimentos que sé que las tienen.

bueno y ya lo último por hoy, esta semana por fin llegó el día de mi cita, fue el miércoles y estaba de 9 semanas y 3 días… con los nervios a flor de piel llegamos de nuevo a la consulta, tuvimos que esperar casi una hora hasta que pasamos a ver a la doctora, estuve todo el rato comiendo caramelos. era un momento clave, no había llegado nunca tan lejos con ningún embarazo, necesitaba saber si el bebé tenía latido y si había evolucionado bien. mi cara debe ser un poema cada vez que entro a ver a la doctora, creo que ella nota mi nerviosismo al instante y por eso no para de hablar y de darme ánimos. volví a subirme en el potro casi temblando y ella empezó a hacer la eco, yo no quise mirar como la otra vez hasta que por fin me dijo que ahí estaba, que era perfecto y que ya podía distinguir muchas partes, que se veía perfectamente el saco vitelino (lo que será posteriormente la placenta) la cabeza, los brazos y las piernas… le preguntamos por el latido y nos dijo que enseguida lo miraría, y ahí estaba otra vez, se escuchaba perfectamente, ya podía respirar y por supuesto me puse a llorar, lágrimas de alegría cómo me dijo ella. incluso me dijo que estaba criado, un poco exagerada pero entiendo que tuviera ganas de quitar hierro a la situación… me hizo varias fotos y nos las imprimió, aquí una de ellas:
Sin título

mide 3,14 cm así que lo llamamos Pi, incluso es un milímetro más grande de lo normal y es precioso.

estoy muy feliz de verdad, pero es una felicidad muy contenida, apenas se lo hemos contado a nadie, solo a nuestros familiares directos y a algunos amigos. mi tripa está empezando a crecer y a veces me cuesta que no se note, casi siempre voy con ropa ancha. ayer me permití el lujo de comprarme un par de cosillas de premamá, en cierto modo me da reparo y vergüenza que se pueda notar y que sea evidente que ahí hay un bebé, cuando yo/nosotros todavía tengo/tenemos que asimilarlo y es que todavía no tengo/tenemos la tranquilidad de que éste sí que se va a quedar. ojalá que sí.

Anuncios

cuatro (segunda parte)

después de saber que mi bebé no tenía latido y haber pasado la primera noche en estado de shock, estuve sola en casa toda la mañana. no podía para de pensar que lo que estaba en mi interior estaba muerto y que sin embargo estaba ahí, era una vorágine de sensaciones, estaba embarazada pero no lo estaba, sólo quería que todo terminara de una vez.

al día siguiente nos fuimos al hospital con la idea de que me quedaría ingresada. pasamos a la consulta y estaba el doctor que me vio la primera vez, me preguntó que tal, le dije que estaba nerviosa pero no le dije nada de mi cita con la ginecóloga.  yo creo que todavía guardaba una mínima esperanza de qué la ginecóloga que me había dicho que no había latido se hubiera equivocado y cuando llegáramos allí nos dijeran que todo iba bien y nos fuéramos a casa, pero no fue así. junto con el doctor había una chica muy joven que estaría haciendo su mir o algo por el estilo, era muy amable y cercana.  estuvieron mirando los dos el monitor un tiempo, yo no veía nada, fue ella la que poniéndome la mano en la rodilla me dijo que lo sentía mucho pero que no había latido. era definitivo, ahora si que no había duda. me dijeron que había que hacer legrado y que podía ser al día siguiente, habría que esperar otro día más…

el doctor estuvo preparando los papeles del ingreso y cuando me explicó todo no pude más y me eché a llorar, le pregunté por qué, por qué abortaba una y otra vez, que yo hacía todo lo que me decían, que me ponía heparina, que estaba en reposo, que me ponía la progesterona y aun así nada. me dijo que a veces hay abortos recurrentes y no se sabe por qué pasan, que no hay explicación, que una vez hecho el legrado examinarían los restos y que a lo mejor podían ver qué es lo que había pasado pero que no podía asegurarme nada. los resultados tardarían alrededor de un mes y medio, era principios de diciembre así que estarían para finales de enero. tendríamos que llamar para pedir cita y recoger los resultados entonces. les di las gracias como pude y seguí llorando fuera de la consulta, la enfermera no paraba de consolarme, me dio una tarjeta del centro con el número para hablar directamente con ella y pedir la siguiente cita, me dijo que no desesperara que al final llegaría. me dejaron en una sala contigua para que me tranquilizara y no me viera llorar la gente que estaba esperando. estuvimos un rato hasta que me encontré mejor y dejé de llorar. al salir nos fuimos a tomar algo, era ya media mañana. a ratos estaba tranquila, a ratos me ponía a llorar. una amiga mía había venido por trabajo a granada y me había dicho hacía unos días que quedáramos para comer, yo no tenía ánimo ninguno de ver a nadie así que le conté lo que me había pasado y le dije que lo sentía mucho pero que no iba a quedar con ella. lo entendió perfectamente.

me harían el legrado el día siguiente por la mañana, el cinco de diciembre, el cumpleaños de él. mientras que estábamos tomando algo se puso a llorar, le he visto llorar muy pocas veces, y cuando lo hace me muero de tristeza. en ese momento le dije que por favor no llorara que él tenía que ser fuerte por los dos y que si lo veía así yo me hundiría más. nos calmamos un poco y decidimos que iríamos a comer fuera para celebrar su cumpleaños aunque fuera un día antes. no había muchas ganas pero sabiendo que el día siguiente lo íbamos a pasar en el hospital era lo único que podíamos hacer para animarnos. él y yo, sólo los dos.

el día del legrado tuvimos que ir al hospital muy pronto. fuimos a admisión a entregar los papeles de ingreso y subimos a la planta de maternidad. no sabíamos a lo que íbamos y en que consistía un legrado. entramos en la habitación y la primera sensación fue horrible, era una habitación oscura, en la que hacía mucho frío. subimos la ventana y no entraba nada de luz, daba a un patio y justo en frente y muy pegado a la ventana se veía otro edificio, decidimos que era mejor tener la persiana bajada así por lo menos entraba menos frío. me tuve que quitar la ropa y ponerme una bata sin nada debajo. yo, con mi ignorancia, estaba tranquila y lo único que quería es que todo pasara lo más rápido posible. vino otra enfermera y me puso una vía. me salió mucha sangre pero me puso la vía en una lado de la muñeca que es mejor para poder mover el brazo con facilidad. al rato vino una doctora a verme, me dijo que me iba a poner dos pastillas en la vagina para dilatar y que me llevarían a quirófano a primera hora de la tarde, si me dolía les podía avisar para que me pusieran analgésicos, no podía hacer pis ni beber nada en un par de horas (hasta la una de la tarde) y que después si empezaba a manchar tendría que hacer pipí en una cuña por si echaba algún resto que tuvieran que analizar. tuvimos que mover la cama para separarla de la ventana porque en la habitación seguía haciendo mucho frío, la calefacción no funcionaba y las enfermeras me trajeron varias mantas porque no entraba en calor, llamaron a alguien de mantenimiento y vino a ver porque no salía aire caliente, intentó arreglarlo pero yo creo que no lo llegó a arreglar porque yo seguía teniendo frío todo el rato. pasaron las dos horas, durante ese tiempo él se fue a desayunar y cuando volvió sería alrededor de la una de la tarde. fui al baño y cuando me limpié vi que había sangre. a la media hora me empezó a doler y llamé a una enfermera, era un dolor soportable, creo que me pusieron paracetamol. poco a poco el dolor fue a peor. a las tres de la tarde los dolores eran insoportables, yo me retorcía en la cama de dolor y no decía nada más que me pusieran algo para quitármelo, creo que me pusieron algo más fuerte pero a mi no me hacía ningún efecto, les pregunte varías veces si me iban a llevar a quirófano ya y me dijeron que hasta primera hora de la tarde no me llevarían, no entendía por qué, si me estaban viendo que me retorcía de dolor, quería que me lo quitaran ya de una vez. no paraba de preguntar la hora cada cinco minutos y a mí me parecían horas, creo que estuve como dos horas desde las tres hasta las cinco con unos dolores muy fuertes, poco a poco comprendí que eran contracciones, era igual que un parto. él a mi lado todo el raro cogiéndome la mano y haciendo lo posible para que me encontrara mejor, pero era imposible. yo le decía que por favor les dijera que me pusieran algo para el dolor, que lo que me habían puesto no me hacía nada, vinieron varias enfermeras, una de ellas estuvo un buen rato conmigo, me dijo que tenía que respirar profundo y soltar el aire muy despacio, a partir de ese momento sólo oía como él me ayudaba a llevar la respiración, yo lo intentaba pero cuando llegaba el dolor era imposible, me retorcía, doblaba las piernas, me tapaba, me destapaba, lloraba, no sabía qué hacer, cómo ponerme, el dolor no cesaba, cada vez que venía alguna enfermera a verme le preguntaba por qué no me llevaban a quirófano ya, que no podía más… vino otra vez una doctora, yo seguía manchando pero no había vuelto a ir al baño, miró el empapador y cuanto había dilatado, me dijo que todavía tenía que esperar un poco más y yo ya no sabía que hacer… al final conseguí calmarme un poco, no sé si por agotamiento o porque me hicieron efecto los analgésicos, estaba medio dormida cuando aparecieron por la puerta mis suegros, no pude decir nada, sólo lloraba y deseaba que se acabara todo de una vez… a las seis de la tarde me bajaron al quirófano, el dolor había pasado pero tenía muchas ganas de hacer pis, antes de llegar a la sala se lo dije a una enfermera, me preguntó si quería me ponía una cuña y yo le dije que prefería ir al baño, tuve que usar el baño de ellos porque allí no había, me preocupé un poco porque al hacer pis eché mucha sangre, se lo dije a la enfermera y me dijo que no me preocupara que con el legrado sacarían más para analizar. vi entrar a un grupo de personas, y ahí estaba el doctor que me iba a operar, era mi doctor de reproducción asistida el mismo que me había visto el día anterior, me alegré mucho de que fuera él. me subí yo misma a la mesa de operación, la enfermera que me había llevado al servicio me preguntó de dónde era y a qué me dedicaba, le contesté y enseguida me pusieron una mascarilla, empecé a quedarme dormida, lo último que sentí fue que me echaron agua caliente imagino que para limpiarme y ya no me acuerdo de nada más.

cuando me desperté estaba todavía en la sala de operaciones, me preguntaron que qué tal estaba y de verdad que me encontraba muy bien, estaba relajada y sin ningún dolor, me llevaron a una sala para recuperarme. al rato vino el doctor y me pregunto qué que tal estaba, le dije que bien y que me había alegrado mucho verlo. me explicó que analizarían los restos a ver si podían encontrar algo pero que no me aseguraba nada. le di las gracias y me quedé un rato más allí. estaba muy tranquila pero ya quería irme de allí, si hubiera sido por mí, me hubiera ido a casa en ese momento. me subieron a la habitación y allí estaba él con sus padres. cuando llegué les dije que estaba bien y estuve hablando con ellos un rato. ahora sólo quedaba pasar la noche y ya se habría acabado todo. tenía mucha hambre, no había comido nada en todo el día, pregunté a las enfermeras si podía cenar algo y me dijeron que en principio sí, que me traerían un bocadillo. cuando salí del quirófano él y mis suegros se habían ido a la cafetería, así que él pudo comer algo. al rato de irse mis suegros me trajeron un bocadillo enorme que devoré, nos habían comprado una tarjeta para ver la televisión pero estábamos tan cansados que enseguida nos dormimos, por lo menos yo, él tenía que dormir en un sillón que no tenía ninguna pinta de cómodo, el pobre no descansó nada. en la habitación seguía haciendo frío, había mucho ruido y las enfermeras entraron un par de veces a la habitación. cuando nos despertamos sólo quería que vinieran pronto para decirnos que nos podíamos ir, le dije que si quería ir a desayunar fuera, se fue y cuando vino me trajo chocolate con churros que me supieron a gloria. al rato vino el doctor que me había operado a preguntarme que qué tal estaba, me sorprendió mucho, le dije que estaba bien y él me volvió a repetir lo de los análisis, le di las gracias. y poco tiempo después vino una enfermera que me quitó la vía y me dijo que podía ir a ducharme y que luego me vería la doctora para darme el alta y poder irme a casa. me fui a duchar a la zona de duchas que estaban fuera de la habitación y cuando volví a la habitación me llamaron para que fuera a ver a la doctora, unas explicaciones, unos papeles que firmar y se acabó. volví a la habitación, me vestí y por fin pudimos irnos de ese horrible lugar. cuando salimos nos dimos cuenta de que las habitaciones del otro lado daban a la calle y que tenían un sol impresionante, pensamos que habíamos tenido mala suerte con la habitación y que en general todo había sido una experiencia horrible, para olvidar. había tenido un parto, un parto que había acabado sin bebé.

a la salida hacía frío pero el sol brillaba, decidimos volver a casa dando un paseo.

muchos detalles están perfectamente grabados en mi cabeza, otros los voy olvidando y poco a poco iré olvidando cada vez más. escribirlo ahora supone un esfuerzo por recordar y creo que aunque me remueva por dentro y en realidad quiera olvidarlo todo, esta experiencia que me ha tocado vivir, que nos ha tocado vivir, es una más de nuestras vidas. escribirlo ahora supone afrontar una etapa más en el duelo, la de superarlo y poder mirar en la distancia lo que he/hemos vivido sin rencor y con valentía. no sé si me tocará vivir una experiencia parecida alguna vez, espero que si tengo que hacerlo sepa afrontarlo mejor y ojalá que la próxima sea con una recompensa final, poder abrazar a mi bebé.

p.d. recogí los resultados del legrado a finales de enero, resultado: ninguno. el doctor no se acordaba de mi 😦 y  la seguridad social no cubre el dgp. vuelta a empezar.

p.d. quería dar las gracias a lola por el detalle de haberme prestado un libro que estoy leyendo y que seguro me va a ayudar a llevar mejor este duelo.

Imagen

 

 

y también por su regalo sorpresa.

Imagen

“fue tan largo el duelo que al final casi lo confundo con mi hogar”  Vetusta Morla – Cuarteles de Invierno


una historia

hoy me levanto con una tremenda necesidad de escribir mi historia reciente. insignificante, incompresible y a veces inaccesible. tengo la necesidad de analizarme, de escucharme y de leerme. hoy me levanto como muchos días en silencio. me siento delante del ordenador con mi café y empiezo el día leyendo cosas sobre lo que me está pasando. busco en internet información, respuestas, casos parecidos. no soy la única. leo. lloro. tengo necesidad de expresarme porque he dejado atrás cuatro vidas y cuatro ilusiones. cuatro futuros en un año y medio. es una historia más entre tantas parecidas. no tengo necesidad de que nadie me lea, sólo quien quiera y a quien le ayude, como a mí en muchas ocasiones lo hace. no porque sea una historia con final feliz, no tiene final, simplemente una historia que sirva para empatizar, para ayudar a llevar un duelo, para dejar que salga el dolor, para llorar y desahogarse. él me despierta todas las mañana con un beso antes de irse. no se imagina que felicidad es para mí ese instante. soy feliz  y al mismo tiempo tengo una tremenda pena. una necesidad no cubierta, no sé si básica, instintiva, pero es una necesidad muy fuerte, a veces pienso que egoísta y también social, no hay armas para vencerla, no hay drogas, no hay medicinas, es mi alter-ego: yo madre. hace años me preguntaba cómo sería ser madre, cómo serían mis hijos, cómo sería vivir un embarazo pero nunca me preguntaba cómo sería no poder ser madre. muchas fases en muy poco tiempo: búsqueda, emoción, alegría, esperanza, duelo, pena, culpabilidad, desesperanza e incertidumbre. es una historia del cincuenta por ciento porque él es la otra parte. hoy empiezo a contarla.


Reflexiones de una fisioterapeuta

Un sitio para pensar, aprender y compartir

Antes, durante y despues del embarazo

para todas aquellas que han sufrido un aborto o varios, para todas las parejas que luchan por conseguir ese hijo soñado, para no olvidar, para mí, para él y para los que se fueron donde quiera que estén

Estela y su Luna

El camino a ser madre, no era tal y como nos lo contaron...

Nuestra búsqueda incansable

La historia de una búsqueda algo rebuscada

mamá ríe

Blog de Maternidad, Crianza, Fertilidad y Reproducción Asistida

El anafre

para todas aquellas que han sufrido un aborto o varios, para todas las parejas que luchan por conseguir ese hijo soñado, para no olvidar, para mí, para él y para los que se fueron donde quiera que estén

Opiniones Incorrectas

para todas aquellas que han sufrido un aborto o varios, para todas las parejas que luchan por conseguir ese hijo soñado, para no olvidar, para mí, para él y para los que se fueron donde quiera que estén

Mi camino buscandoT

...y os encontré.

miypi

The greatest WordPress.com site in all the land!

TE QUIERO TRES

para todas aquellas que han sufrido un aborto o varios, para todas las parejas que luchan por conseguir ese hijo soñado, para no olvidar, para mí, para él y para los que se fueron donde quiera que estén

PEQUEBOOM

A mí me daban dos

El peso de la infertilidad

para todas aquellas que han sufrido un aborto o varios, para todas las parejas que luchan por conseguir ese hijo soñado, para no olvidar, para mí, para él y para los que se fueron donde quiera que estén

El Camino de la Infertilidad

para todas aquellas que han sufrido un aborto o varios, para todas las parejas que luchan por conseguir ese hijo soñado, para no olvidar, para mí, para él y para los que se fueron donde quiera que estén

Voy caminando a nuestro futuro

para todas aquellas que han sufrido un aborto o varios, para todas las parejas que luchan por conseguir ese hijo soñado, para no olvidar, para mí, para él y para los que se fueron donde quiera que estén

DIARIO DE UN RENACUAJO

para todas aquellas que han sufrido un aborto o varios, para todas las parejas que luchan por conseguir ese hijo soñado, para no olvidar, para mí, para él y para los que se fueron donde quiera que estén

Cuando embarazarse es embarazoso

para todas aquellas que han sufrido un aborto o varios, para todas las parejas que luchan por conseguir ese hijo soñado, para no olvidar, para mí, para él y para los que se fueron donde quiera que estén

Objetivo: ¡Ser mamá!

El camino para alcanzar un sueño, ser madre

Tic Tac, Se me pasa el arroz

para todas aquellas que han sufrido un aborto o varios, para todas las parejas que luchan por conseguir ese hijo soñado, para no olvidar, para mí, para él y para los que se fueron donde quiera que estén

Buscadora de Tesoros

para todas aquellas que han sufrido un aborto o varios, para todas las parejas que luchan por conseguir ese hijo soñado, para no olvidar, para mí, para él y para los que se fueron donde quiera que estén